Páginas

¿Qué voy a hacer con el blog?

12/7/17

Hola a todo el mundo.

Mantener un blog, ya sea como hobbie o como algo en lo que se quiera de una manera profesionalizar no es algo fácil. Hay que dedicarle tiempo, mimo y mantener un ritmo constante de publicación. Yo veo blogs que publican una sola entrada a la semana o incluso tres o cuatro, independientemente si son diarias o dejan un margen de un día o dos o tres. Y también, tener muchas ganas y tiempo.

Por propia experiencia, tiempo y ganas no casan muy bien: o bien tengo muchísimas ganas y no tengo tiempo o al revés. Y claro, esto se traduce en que tengo el blog un poco bastante abandonado. Ahora bien, tengo muy claro que mi blog es un hobbie y, dentro de lo que cabe, tampoco me agobia demasiado, ya que cuando quiero (y puedo) pues escribo alguna entrada y la publico. A veces sí es verdad que cojo cierto ritmo, pero luego acabo apalancándome. 

También es verdad que últimamente he leído poco y lo que leo, no me apetece reseñarlo y este blog siempre ha tenido una especial inclinación por la literatura, pero también hago reseñas de cine, series y escribo entradas de debate y otras variadas. No me gusta el monotema y siempre que puedo, varío el contenido.  Y luego, que para hacer una reseña, me puedo tirar un tiempo indefinido para publicar algo que yo vea decente. 

Entonces... ¿qué voy a hacer con el blog? ¿cerrarlo? en absoluto, sigo teniendo ganas de escribir en un blog y mi intención de decir "me he cansado, adiós blog", queda muy muy lejos. Tendréis Bego en la blogosfera para rato, os lo aseguro, sólo que mi constancia para publicar es muy variable. 

No obstante, teniendo en cuenta que mis ganas de reseñar son escasas últimamente he decidido alentar una parte de mí que en un futuro espero usar de forma profesional y que el blog puede servirme de campo de entrenamiento: la divulgación histórica. 

Sí, he decidido que estaría bien al menos una vez a la semana publicara una entrada sobre algo relacionado con la Historia con el objetivo de hacerla más accesible a mi público. Serían entradas sobre cualquier período histórico (especialmente de Historia Contemporánea) de temas que yo elija en un momento dado. Por supuesto que no dejaré las reseñas y los debates, pero sí me gustaría incidir un poco en otra de mis pasiones (pese a los altibajos de mi carrera) y creo que el blog, siempre que me lo permita, puede ayudarme. 

Por supuesto, trataría de elegir temas que supongan cierto interés general y podéis proponerme otros tantos. Muchas veces me he planteado abrir un blog sólo para la Historia, pero teniendo este, ¿para qué hacer otro? no le veo mucho sentido. 

Espero que opinéis qué os parece mi decisión respecto al blog y si os parece bien, perfecto, pero si no os gusta la Historia (cosa que entiendo), pues lo siento, pero más no puedo hacer, sino que ayude a que le cojáis el gusto, pero tampoco hay que subirse muy alto y no pretendo obligar a nadie a que le guste. 

El tabú de las reseñas negativas

26/6/17



Hola.

Este debate ha sido muy discutido y siempre sale a la palestra en determinados períodos, pero, yo creo que siempre hace falta volver a hablar de él, ya que las opiniones son muy diversas y no todo el mundo comparte una misma. 

Sí, hoy hablo de las reseñas negativas, esas reseñas de libros (o películas y series, pero me voy a centrar en las de libros) donde el autor comparte una opinión no favorable, ya sea de diversas maneras: políticamente correcta, decir que es una mierda, no encontrarle la perfección absoluta... Yo reconozco que soy una persona quisquillosa a la hora de leer un libro y encontrar el libro perfecto es muy difícil. Podría contar con los dedos los libros que he dado una calificación de 10, incluso algún fallo mínimo le he hallado (como el final de El Perfume, un poco ambiguo en mi opinión, pero no afecta a la perfección general del libro).